Asociación Latinoamericana de Medicina Social

Actualizado 4:20 PM, 12 Oct 2020
A+ A A-

Propuesta (resumen) en salud presentada a la CEPAL

Propuesta (resumen) en salud presentada a la CEPAL como parte de la reconstrucción social y económica de América Latina y el Caribe
promovida por ISALC ante la crisis, profundizada por la Pandemia del Covid-19”

ALAMES es una organización regional, nacida en Brasil, en 1984, integrada por personas comprometidas con una mirada crítica del proceso salud-enfermedad-atención y especialmente con los cuidados de la salud mas alla de los establecimientos de la red de servicios de atención a la enfermedad. desde este enfoque se propone contribuir en la construcción de sociedades justas que respeten el derecho a la salud y a la vida, humana y no humana.

Desde sus origenes alames ha dedicado buena parte de sus esfuerzos a explicar cómo los procesos sociales, económicos, políticos y culturales, determinados por el metabolismo sociedad-naturaleza, configuran formas de enfermar y de morir que afectan de manera desigual a las personas y grupos humanos, según la matriz de relaciones de poder de clase social, género, etnia, generación y territorio. En este sentido, reconocemos que los modos de vida y trabajo, que se gestan y reproducen en el seno de las transformaciones del modelo de acumulación capitalista y sus relaciones destructivas y depredadoras de la vida, constituyen las condiciones que configuran y explican tanto las pandemias como las inequidades en salud.

Como ya se ha señalado reiteradamente en este foro, la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) no creó, sino que profundizó las profundas inequidades históricas en el continente. La precarización creciente de las vidas, intensificada con la implantación de políticas neoliberales en la región, el deterioro de los sistemas de salud producto de su creciente privatización y la fragilidad del Estado para afrontar esta situación, quedó en evidencia y limitó enormemente la capacidad de respuesta de los sistemas de salud.

En función de ello, ALAMES plantea para un cambio de rumbo en salud priorizar 7 ejes principales:

1. Garantía del derecho a la salud. ALAMES concibe la salud como una meta social y como un derecho fundamental, ligado al conjunto de derechos interdependientes, humanos y de la naturaleza, cuya garantía es responsabilidad pública y estatal. Más allá de la ausencia de enfermedad, la salud es una construcción social, comunitaria,participativa e intersectorial, orientada hacia el cuidado de la vida, humana y no humana,
desde una concepción y valoración colectiva del “Buen Vivir” o “Vivir Bien”.

2. Sistemas universales de salud. ES URGENTE construir sistemas de salud únicos, públicos, interculturales, integrales y gratuitos como alternativa a la mercantilización de la atención en salud y la denominada “cobertura universal en salud” de la agenda internacional, que se concentra en la “protección financiera” frente al gasto individual en atención médica. Los sistemas de salud deben ser financiados a través de impuestos progresivos, sin intermediación financiera alguna en su administración y ser gratuitos en el acceso de la población a los servicios que se requieran. Estos sistemas deben sostenerse en potentes sistemas de información pública para el ejercicio del gobierno sanitario, que articulen redes de atención de naturaleza pública, complementadas con oferentes privados, según necesidades de las poblaciones en sus territorios, para lo cual deben estar orientados y ordenados por la estrategia de Atención Primaria de Salud (APS), con enfoque familiar, comunitario, la interculturalidad y el diálogo de saberes, con
cotidianidades libres de violencias, reconociendo las diversidades de los sujetos y la soberanía de los cuerpos en sus territorios.

3. Gestión democrática y participativa de la salud. ALAMES concibe la participación social como el involucramiento activo de las comunidades diversas en el proceso de toma de decisiones y FORMULACION DE las políticas públicas para la construcción de la salud, a partir de la transformación de las condiciones socioambientales, políticas y económicas que la determinan. Para ello, se requiere una institucionalidad nueva en salud
que impulse la participación real y efectiva de las organizaciones comunitarias autónomas como foros de salud, alianzas contra la privatización de la salud y similares en articulación con las organizaciones de trabajadores y trabajadoras de la salud.

4. Trabajo y formación en salud. Los sistemas de salud exigen trabajo inter y multiprofesional y en equipo para enfrentar la complejidad de la determinación social del proceso salud-enfermedad-atención. Requieren estabilidad laboral, con condiciones salariales, de protección y seguridad social plena, escalafón claro y financiamiento suficiente. Un personal de salud reconocido, que ejerce su autonomía y su creatividad, es
la clave para lograr su compromiso con el derecho a la salud de la población. En el mismo sentido, la formación del personal de salud, en coordinación con el sistema educativo, debe estar orientada por la comprensión de los procesos que hemos mencionado.

5. Conocimiento en salud libre de patentes. El modelo de investigación e innovación en salud está atrapado por la apropiación del conocimiento que lo mercantiliza a través de los derechos de propiedad intelectual que acompañan las patentes. Las vacunas contra el nuevo coronavirus y los que vengan deberían ser el producto de un esfuerzo común de los países, por medio de un fondo público internacional que cubra los costos de la
investigación y la innovación, y libere la patente para el acceso universal a estas vacunas, con transferencia tecnológica para su producción local. Este puede ser el comienzo de una gran transformación que considere el conocimiento como “bien común”, para superar el enorme complejo médico industrial y financiero que domina E IMPONE el modelo biomédico, la formación, el hiperconsumo y la privatización de los sistemas de salud,
núcleo duro de la acumulación en el capitalismo cognitivo contemporáneo.

6. Alternativa al desarrollo. El desarrollo económico a ultranza ACTUAL es contrario al cuidado de la vida. Es necesario un nuevo modelo de desarrollo que transforme los procesos de territorialización que han impuesto territorialidades destructivas sobre otras cuidadoras de vida, y rescatar la identidad territorial como fuente de bienestar, buen vivir o buena vida, reflexionadas desde diferentes tradiciones culturales latinoamericanas.

7. Garantía de la integralidad de derechos en los territorios. La salud y la paz son posibles si se dan ciertas condiciones, como:

  • Una educación crítica, orientada por la solidaridad, la complementariedad y el
    respeto a la diversidad;
  • Pueblos que ejercen su soberanía alimentaria;
  • Comunidades que pueden disentir y son parte de sistemas democráticos de construcción de lo público;
  • Naciones soberanas que se respetan y se colaboran mutuamente para fines comunes.
  • En fin, sociedades y Estados que garantizan la integralidad de los derechos interdependientes, que son capaces de cuidar la vida humana y no humana, y vivir en paz y armonía;

Esta es la aspiración que compartimos en ALAMES y, con seguridad, que tambien comparten los pueblos de América Latina y el Caribe.

Cada una de estas propuestas tiene desarrollos técnicos que permitirían avanzar desde el corto plazo en transformaciones viables. Se requiere afectar las causas de la desigualdad desde la acción colectiva y la construcción de una nueva institucionalidad pública en la Región.

A nombre de ALAMES, Muchas Gracias:

  • A los organizadores de ISALC, personificada en MARCO ROMERO SILVA,
  • A la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, SRA. ALICIA BARCENA por su excelente y muy actual exposición
  • A los PANELISTAS COLEGAS que están modelando esta propuesta con sus aportes desde sus diferentes y comprometidas experiencias y escenarios
  • Y a la audiencia latinoamericana por su participación y paciencia

Libro the precariat

saude39 106